Conferencias en todo el mundo celebran una fecha importante en el campo de la ciencia del siglo XX, el 50vo aniversario del descubrimiento de la estructura del ADN por Watson y Crick (publicado por primera vez en la revista Nature del 25 de abril de 1953).

El descubrimiento de la estructura de la doble hélice de la molécula de ADN es digno de mencionarse y celebrarse; ya que verdaderamente revolucionó la biología, abriendo la puerta a maravillosos adelantos en nuestro entendimiento de enfermedades y desórdenes genéticos, e inspirando el proyecto del Genoma Humano recientemente terminado, y considerado como ‘la tabla periódica de la biología’ (ver Human Genome Project complete... again. <Nueva Conclusión del Proyecto del Genoma Humano>).

¿No se necesita más a Dios?

No obstante, la celebración tiene un lado sombrío. Muchos evolucionistas ateos declaran que el descubrimiento de la estructura del ADN es una prueba a favor de la Evolución y un clavo en el ataúd de Dios. Como ellos lo ven, el descubrimiento de una estructura molecular ‘universal’ que almacena y pasa la información a un nuevo ser: compartido en casi todas las formas de vida1 permite a los científicos hallar una explicación netamente física del origen y desarrollo de la vida en la tierra, sin necesidad de un Creador.

En efecto, tanto Crick como Watson, han hablado abiertamente acerca de su creencia que el descubrimiento de la estructura del ADN ha ayudado a derribar la creencia en el Dios de la Biblia. Francis Crick ha dicho repetidamente que él ve el ADN como una confirmación de la evolución, lo que desacredita ‘la hipotesis de un Dios’.2 Su compañero de investigación, Watson, dijo que el ADN ha ayudado a desenmascarar los ‘mitos religiosos del pasado’.

Watson dijo sin reservas al periódico londinense London Telegraph en una reciente entrevista que: ‘Cada vez que se conoce algo, la religión se debilita. Simplemente con el dscubrimiento de la doble hélice y la constante revolución en el campo de la genética, nos hace pensar que nos estamos apropiando de los poderes que tradicionalmente eran exclusividad de los dioses’.3

Muchos de los científicos reconocidos de la actualidad, incluyendo a Watson, oirán este mensaje en la reunión gigantesca de luminarias a la que han viajado para asistir y alabar el contínuo impacto que ha tenido el descubrimiento de Watson y Crick.

La culminación de esta reunión, después de una serie de conferencias sobre medicina molecular, cáncer, envejecimiento, etc., es la conferencia titulada ‘Los Genes y la Naturaleza Humana’ por Mat Ridley, autor del exitoso libro Genome. Ridley hablará acerca de las extensas implicaciones de las investigaciones sobre el genoma. Por lo cual no nos sorprende que la revista Scientic American, describa a Ridley como ‘un ávido proponente del concepto Darwinista del mundo; el cual considera el genoma no como libro de recetas de cocina, o como un manual, sino como un documento histórico esencial, una memoria de los tres miles de millones de años de nuestras especies, comenzando con el lodo primario hasta llegar a nuestros días’.4

Alrededor del mundo, los creyentes del pensamiento evolucionista ‘del lodo hasta humano’, como Matt Ridley, repiten una y otra vez que el genoma humano es la llave para abrir el misterio de la naturaleza humana y la evolución de la Tierra.

¿Qué es lo que verdaderamente nos muestra el ADN?

Pero, ¿es esto lo que realmente nos muestra e ADN? Irónicamente, mientras los ateos creen que el ADN es la evidencia concluyente de la Evolución, los creacionistas llegamos a una conclusión opuesta.

A diferencia de los ateos, los creacionistas vemos al código genético como una impresionante evidencia de un Diseñador, quien creó esta maravillosa complejidad: un ‘sistema de información’ eficiente, para codificar la vida. La única explicación razonable para toda la información en el ADN, es que un Diseñador puso toda la información en los genes originales, por ejemplo, las ‘clases’ que Él hizo durante los seis días de la Creación (ver ‘La Maravillosa ‘Molécula Mensajera’).

Ahora bien, ¿cómo pueden personas razonables, examinando los mismos hechos, llegar a conclusiones opuestas? La respuesta está en la interpretación del mundo que nos rodea. Para entender de dónde vino el ADN, debemos de considerar los eventos históricos antiguos, en los cuales, ningún humano estuvo presente para observar.

Los ateos empiezan con la suposición que el universo ha estado presente por ‘eones’ pudiendo explicar ellos todo en base al tiempo y al azar. Por tanto, ellos interpretan los datos científicos para encajarlos en sus suposiciones. Para aquellos que creemos en el Creador de la Biblia, rechazamos un tiempo de edades largas. Nosotros creemos que Dios fue el testigo ocular de los orígenes de la vida y que fielmente registró esos eventos en Su Palabra; por lo tanto al analizar los datos científicos simplemente los relacionamos con lo que ya había sido escrito. Los creacionistas interpretamos los datos desde este punto de vista.

Sólo una respuesta correcta

Entonces, ¿a cuál de los marcos corresponden mejor los datos científicos obtenidos en el presente? Respuestas en Génesis cuenta con varios artículos mostrando que la existencia del ADN no puede ser explicada por procesos evolucionistas (ver Genetics: No Friend of Evolution; <Genética: Enemiga de la Evolución>, y el excelente artículo de Jonathan Sarfati en el último ejemplar de la revista Creation, ‘DNA: marvelous mesasages or mostly mess?’; <ADN: ¿información maravillosa, o una revoltura?>)

No es suficiente explicar cómo el ADN pudiera haberse formado de pedazos en un proceso al azar; ya que también deben explicar la maquinaria para interpretar el ADN. En otras palabras, no es suficiente tratar de explicar cómo letras al azar pudieran eventualmente llegar a juntarse siguiendo el orden V-E-A-L-P-E-R-R-O-C-O-R-R-E-R. Estas letras, no significan nada a menos que se tenga un sistema de lenguaje pre-existente ¡para poder interpretar esas letras! ‘Ve al perro correr’ tiene significado, pero solo para un hispano-hablante. (The origin of ‘information’; El origen de la información, es una crítica que debilita la teoría evolucionista, ver Self- Replicating Enzymes?; <¿Enzimas auto-reproductivas?>; y también, Q&A:Information Theory. <Preguntas y Respuestas: Teoría de la información>).

El Bioquímico Dr. Duane Gish, un pionero en el movimiento creacionista, y vicepresidente del Institute of Creation Research (Instituto de Investigaciones Sobre la Creación), comenta acerca del genoma humano: ‘La genética es tan increiblemente compleja y puede ser tan maravillosamente relacionada, que definitivamente demanda un origen inteligente’.

La idea de que todo esto vino por un proceso de accidentes al azar, errores genéticos, etc., está simplemente más allá de cualquier comprensión’.5

Él explica por ejemplo, que las células deben tener un proceso sofisticado increíble de edición para asegurar que cada gene es reproducido libre de error. ‘Si la vida no tuviera ese proceso de edición correcto desde el principio, entonces mutaría fuera de lo existente’.

‘Todos esos errores se infiltrarían, no tendrían sentido, y sería el final. El hecho que se debe tener el proceso de edición desde el principio significa que tuvo que haber sido creado para estar allí, ser eficiente, y hacer su trabajo, de otra forma, no existiría la vida’.

Conclusión

Sí, éste es un día apropiado para celebrar los adelantos recientes en el conocimiento de la genética humana y la biología, y reconocer humildemente que nuestro conocimiento es limitado.
Los ateos no pueden explicar el origen de la vida, ni de la naturaleza pecaminosa de la humanidad; sin embargo reniegan a los que sí la pueden explicar. Por otro lado, el Dios de la Biblia nos ha dado la única base histórica para el entendimiento del origen del gen humano, y de la naturaleza pecaminosa del hombre: Su Palabra.

No solamente es el Dios Creador el origen de toda la vida y la fuente de nuestro conocimiento acerca de la vida, sino que Él es nuestra única esperanza (a través de Jesucristo, el Creador/Salvador/Redentor) para no tener las consecuencias de nuestra naturaleza maligna que trata de cegarnos de Su Verdad (1 Corintios 2:14) y causarnos seguir nuestro propio camino (Romanos 3:11).

Referencias y notas

1. But not all life forms have standard DNA. (Pero no todas las formas de vida tienen un ADN estándar) .Ver PBS-TV serie sobre Evolución- Episodio 1: La Peligrosa idea de Darwin (Darwin’s Dangerous Idea). Regresar al texto.

2. Do our genes reveal the hand of God? (¿Revelan nuestros genes la mano de Dios?) http://www.telegraph.co.uk/connected/main.jhtml?xml=/connected/2003/03/19/ecfgod19.xml, 20 de marzo del 2003. Regresar al texto.

3. Ver referencia no. 2. Regresar al texto.

4. <http://www.amazon.com/exec/obidos/tg/stores/detail/books/0060932902/reviews/103-4581528-4570239#00609329027299>. Regresar al texto.

5. Brown, J., Researcher: complexity of DNA demands ‘intelligent designer’ in the process. (Investigador: la complejidad del ADN demanda un ‘diseñador inteligente’ en el proceso) AgapePress, http://headlines.agapepress.org/archive/3/32003e.asp, 3 de marzo del 2003. Regresar al texto.