¿Qué tan confiable es la fechación radiométrica?

Primeramente, los fósiles casi nunca son fechados por métodos radiométricos, ya que muy pocas veces contienen elementos radioactivos utilizables. Una manera común de fechar los fósiles (y las rocas que no contienen elementos radioactivos) es tomando la fecha de una roca volcánica que esté vinculada con el fósil. Finalmente, el fechar algo depende de tres suposiciones importantes:

1. Cuántos átomos radioactivos en relación a los átomos hijos radiogenéticos (derivados por la descomposición radioactiva de otro elemento) había en la roca cuando fue formada.

2. Después de endurecer, la roca debe de quedarse como un sistema cerrado sin que ningún átomo padre o hijo sea añadido o quitado de la roca por influencias externas como las aguas subterráneas.

3. El grado de descomposición radioactiva debe de mantenerse constante.

Si alguna de estas suposiciones es violada, entonces la técnica falla y cualquier ‘fecha’ dada es falsa. Como nadie estuvo para observar la formación y la existencia continua de la mayoría de las rocas volcánicas, es imposible saber si alguna de estas suposiciones no ha sido quebrantada. Aún más, estos métodos han sido probados en rocas volcánicas de edad conocida alrededor del mundo con resultados equivocados. Por ejemplo, las rocas observadas en la explosión reciente en el Monte St.Helens (EE.UU.) fueron fechadas con edades de ¡340,000 a 2.8 millones de años! Claramente hay fallas serias en los métodos de fechación radiométricos.

¿Qué tan antigua es la Tierra?

Al estudiar las genealogías dadas en la Biblia (por ejemplo ver Génesis 5 y 11) y otras fechas particulares, descubrimos que el universo tiene más o menos 6,000 años —no ‘miles de millones’. Existe mucha evidencia consistente con esta edad basada Bíblicamente. Por ejemplo:

1. Los continentes se están erosionando demasiado rápido. Si los continentes en verdad tuvieran miles de millones de años, ya se habrían erosionado por el viento y agua. La elevación de las montañas al igual que los otros procesos geológicos de ‘reciclaje’ no son capaces de explicar el nivel de erosión.

2. Los océanos no son lo suficientemente salados. Cada año se depositan millones de toneladas de sal en el océano a través de los ríos, incluyendo los subterráneos. Sólo una fracción de ésta regresa a tierra firme. Utilizando las presuposiciones más favorables para los que creen en edades grandes, la edad máxima absoluta del océano es tan sólo una fracción de los supuestos ‘miles de
millones de años.

3. La atmósfera no tiene el Helio pronosticado. El helio es un gas ligero formado durante la descomposición radioactiva alfa en los minerales en las rocas. Rápidamente escapa y entra a la atmósfera mucho más rápido de lo que puede escapar de la gravedad Terrestre. Aún si Dios hubiera creado la Tierra sin helio, la cantidad diminuta que existe hubiera tomado cerca de dos millones de años para acumularse. Esta observación indica que la edad máxima es mucho menor a los supuestos 3,000 millones.