En muchos escenarios de la iglesia, las historias Bíblicas son enseñadas como historietas; bellos relatos que aunque tienen un mensaje moral no se relacionan con el mundo que nos rodea. La Biblia, el libro de la historia del universo, se presenta como si estuviera desconectada del mundo real. Aunque le damos la importancia en la vida cristiana, no le damos a la Biblia su lugar legítimo como la autoridad en todas las áreas que nos conciernen incluyendo: historia, geología, y astronomía entre otras.

Una de las funciones de Respuestas en Génesis consiste en equipar y capacitar a los educadores para restaurar la autoridad de la Palabra de Dios al reconectar la Biblia con el mundo real. Para hacer esto, necesitamos enseñar más que simples ‘relatos Bíblicos’.

Algunos ejemplos prácticos de este método de enseñanza incluyen:

1. La Creación (Génesis 1,2): Mientras enseñe el relato de la Creación de Dios del universo algunos miles de años atrás, reconecte este relato con el mundo real de:

a. Biología: La Biblia explica que Dios hizo todas las cosas ‘muy buenas’ (Génesis 1:31), pero que toda la Creación está bajo maldición (Génesis 3). Mientras enseñe estos pasajes, explique que mientras esperamos ver características maravillosamente diseñadas por todo el mundo, también nos damos cuenta que estas cosas son meros remanentes de una creación una vez perfecta. Ver Diseño en la Creación/Biología P&R. También sería apropiado explicar que Dios creó ‘tipos’ originales de animales y plantas de los cuales las plantas y animales de hoy descendieron. Ver Especiación P&R (en inglés) para más información y los límites de los tipos creados.

b. Astronomía: La Biblia toca conceptos astronómicos en muchos pasajes (comenzando con Génesis 1) y provee un marco de referencia apropiado par estudiar las estrellas. Hay incluso principios Bíblicos que ayudan a dirigir preguntas acerca de la ‘vida en el espacio exterior’ (en inglés). Revise las preguntas y respuestas sobre Astronomía para más información.

c. Dinosaurios: Enseñe a sus estudiantes que los dinosaurios fueron creados el Día 6 de la primera semana junto con Adán, hace apenas unos pocos miles de años. Ver Dinosaurios P&R.

2. Noé y el Diluvio (Génesis 6–9): En vez de sólo enseñar que Noé, su familia y algunos animales fueron salvados de un Diluvio que cubrió la Tierra al buscar refugio en el Arca, reconecte esto al mundo real de:

a. Fósiles (remanentes de cosas muertas): Explique que los fósiles no pudieron haberse formado antes de que el pecado (y por ende de que la muerte) entrara al mundo. La fosilización debió haber ocurrido después que Adán desobedeció, y el Diluvio de Noé ofrece una explicación para la formación de la mayoría del registro fósil. Use las páginas de Fósiles y Diluvio para responder preguntas adicionales que sus estudiantes puedan tener.

b. Geología: Las aguas del Diluvio habrían arrojado billones de toneladas de sedimentos durante el año en que las aguas cubrieron la Tierra. Fue responsable de formar la mayoría de las capas de roca que vemos hoy. Revise las secciones de preguntas y respuestas de Diluvio y Geología para más información.

3. La Torre de Babel (Génesis 10,11): Use este relato para reconectar la Biblia al mundo real de:

a. Grupos de gente (las llamadas ‘razas’): Todas las tribus y naciones de hoy son descendientes de los hijos de Noé y sus nueras, y por tanto todos emparentados. Use la página de preguntas y respuestas de Racismo para información adicional.

b. Historia: Explique que muchos grupos de gente tienen leyendas de Creación/Diluvio que han sido transmitidas: variaciones del relato original de Génesis. Ver la página de respuestas de Historia (en inglés) para información adicional.

4. Jericó: La victoria israelita sobre Jericó fue un evento histórico y real. Reconecte esto al mundo real de:

  • Arqueología: Explique que los arqueólogos de hecho han encontrado remanentes de las paredes de Jericó (en inglés), confirmando el relato Bíblico en la cara de alegatos escépticos de que estas no existieron. Ver también Arqueología (en inglés).

Nuestra perspectiva del mundo debe estar basada en principios Bíblicos. Debemos instruir a nuestros niños no sólo en qué pensar, sino también en cómo pensar. Al enseñar a los estudiantes a reconectar la Biblia con el mundo real, ellos tendrán una fundación apropiada para entender este mundo en el cual vivimos, y serán capaces de responder a muchos de los ‘retos’ que su cultura les pone.