Publicado por primera vez en: Creation Ex Nihilo Technical Journal 12(3):279-280, 1998

El anti-creacionista, Arthur Strahler, pide cuentas a los creacionistas Bíblicos por no dejar suficiente tiempo para que las cuevas de piedra caliza se disuelvan depositando espeleotem (estalactitas y estalagmitas).

Él escribió:

‘Si pudiera demostrarse que la erosión de cavernas o sus depósitos exigen para completarse un periodo de tiempo mucho más largo que el límite postdiluviano, entonces sería insostenible una aceptación literal de la cronología del libro de Génesis. En primer lugar, examinamos el ritmo de erosión de la piedra caliza por el proceso de reacción del ácido carbónico.'1

Es bastante antigua la teoría de que las cuevas son excavadas por la percolación de las aguas subterráneas enriquecidas en CO2 que al filtrarse a través de las grietas o a lo largo de los lechos de la piedra caliza, forman un ácido carbónico débil que reacciona con la caliza. Probablemente se basa en un estricto uniformismo, puesto que el ácido carbónico es el único ácido que se forma en cantidad significativa en el agua subterránea en la actualidad. Por tanto, simplemente se ha asumido la disolución del ácido carbónico, a pesar de que algunos científicos han reconocido que el mecanismo de formación de las cuevas es desconocido: ‘Las aguas subterráneas forman cuevas, pero exactamente cómo, no se sabe2. Los libros de texto modernos continúan enseñado la explicación anterior para la formación de las cuevas.3 Un artículo reciente4 y su comentario anexo5 añade otra variable al origen de las cuevas de piedra caliza que será de interés para los creacionistas. Al parecer el ácido sulfúrico ha sido la causa principal de la erosión de por lo menos el 10% de las cuevas en las Montañas de Guadalupe al sureste del estado de Nuevo México en EE.UU. y al oeste de Texas (en el mismo país). Éste es el caso especialmente de las cuevas más grandes, como la cueva Carlsbad y de Lechuguilla. Este resultado se basa en el descubrimiento de los productos que reaccionan con la disolución del ácido sulfúrico atrapado en la cueva. El ácido sulfúrico se forma de la oxidación del sulfuro de hidrógeno en agua hidrotermal. Los productos de esta reacción incluyen azufre básico, yeso, sales hidratadas, alunita, y otros minerales.

La alunita aparentemente se puede fechar por medio de la técnica 40Ar/39Ar, la cual sirvió de estímulo para que los geólogos investigaran los productos de reacción anteriormente citados. La proporción 34S/32S indica que el sulfuro de hidrógeno es biogénico.

Lo que esto conlleva a que los creacionistas fechen la formación de cuevas; siendo en algunos casos, mucho más rápido, dado que el ácido sulfúrico es mucho más fuerte que el ácido carbónico. No tan sólo se propone la disolución de ácido sulfúrico para las cuevas de las montañas de Guadalupe, sino que también se piensa que el 10% de las cuevas grandes conocidas en todo el mundo fueron excavadas por el ácido sulfúrico,7 En las montañas de Guadalupe, la reacción sucedió bajo el nivel freático, el cual es actualmente más bajo. Por lo tanto, la formación de cuevas no es necesariamente un fenómeno postdiluviano como Strahler pensó. Se pudieron formar en cualquier momento después que la piedra caliza fuera depositada por el diluvio, puesto que el agua hidrotermal comenzaría a filtrarse a través de la piedra caliza poco después de ser depositada. Además, una vez formada la cueva, también pueden ocurrir depósitos de espeleotem, principalmente cuarzo, incluso bajo el nivel freático, lo cual contradice la explicación convencional. También la huella biológica de los isótopos de azufre se ajustaría al escenario diluviano a partir de una deposición y descomposición rápida de plantas y animales después de su entierro.

Es posible que más que el 10% de las cuevas de todo el mundo que se postulan se formaran por disolución del ácido sulfúrico, porque estos tipos de cuevas se identifican en zonas secas donde algunos de los productos de disolución permanecen en la cueva.9 Sin embargo, en climas húmedos, el elemento reactivo puede haber sido eliminado de la cueva Por lo tanto, es difícil saber si una caverna en un clima húmedo fue excavada o no por el ácido sulfúrico.10

Más interesante aún resulta el hecho que la datación de alunita dio como resultado fechas más antiguas para la cueva Carlsbad y las otras cuevas en las Montañas de Guadalupe.

Las nuevas fechas varían entre 4 y 12 millones de años (Ma) en la escala de tiempo uniformista.

Además, las edades de la alunita se incrementan y se correlacionan fuertemente según la elevación de las cuevas en las Montañas Guadalupe de 1090 m a 2040 m

Anteriormente, se fechó la cueva en 1, 2- 0, 75 Ma, 4 o incluso hasta 3 Ma basándose en tiempo necesario para la elevación de las montañas 1 La fechas más recientes no se basaron únicamente en las evidencias del terreno, sino también en elementos paleomagnéticos, en las series de Uranio, y en dataciones de resonancia giratoria de electrones.2 Esto no confiere mucha confianza a los métodos de datación.

La disolución del ácido sulfúrico puede tener aplicaciones creacionistas adicionales en las formaciones rápidas de las cavernas subterráneas, que cubren aproximadamente del 10 al 20% de la superficie terrestre de la tierra3 La topografía cavernosa es originada por la disolución de la roca interna, especialmente los carbonatos, seguido por un hundimiento local de la superficie. Carol Hill ha sugerido la formación cavernosa por ácido sulfúrico.4 También se puede vincular las reacciones del ácido sulfúrico con la rápida formación de algunos productos alterados hidrotermales y otros minerales.

References

  1. Strahler, A.N., 1987. Science and Earth History - The Evolution/Creation Controversy, Prometheus Books, Buffalo, New York, p. 280.
  2. Foster, R.J., 1969. General Geology, Charles E. Merrill Publishing Company, Columbus, Ohio, p. 268.
  3. Plummer, C.C. and McGeary, D., 1996. Physical Geology, seventh edition, William C. Brown Publishers, Dubuque, Iowa, pp. 243-245.
  4. Polyak, V.J., McIntosh, W.C., Güven, N. and Provencio, P., 1998. Age and origin of Carlsbad Cavern and related caves from 40Ar/39Ar of alunite. Science, 279:1919-1922.
  5. Sasowsky, I.D., 1998. Determining the age of what is not there. Science, 279:1874.
  6. Polyak et al., Ref. 4, p. 1921.
  7. Palmer, A.N., 1991. Origin and morphology of limestone caves. Geological Society of America Bulletin, 103:1-21.
  8. Babic, L., Lackovic, D. and Horvatincic, N., 1996. Meteoric phreatic speleothems and the development of cave stratigraphy: an example from Tounj Cave, Dinarides, Croatia. Quaternary Science Reviews, 15:1013-1022.
  9. Palmer, Ref. 7, p. 18.
  10. Palmer, Ref. 7, p. 19.
  11. Hill, C.A., 1990. Sulfuric acid speleogenesis of Carlsbad Cavern and its relationship to hydrocarbons, Delaware Basin, New Mexico and Texas.
  12. American Association of Petroleum Geologists Bulletin, 74:1685-1694.
  13. Hill, Ref. 11, p. 1692.
  14. Palmer, Ref. 7, p. 1.
  15. Hill, Ref. 11, p. 1693.