¿Cuántas edades de hielo hubo? ¿Dónde encaja la Edad de Hielo en el relato Bíblico? ¿Qué parte de la Tierra estuvo cubierta con hielo? ¿Cuánto duró? ¿Qué hay con los mamut congelados? ¿Cómo fue afectada la gente?

Extiste evidencia clara que hubo sólo una Edad de Hielo. Aún vemos sus rastro con los glaciares y los valles en forma de U que estos formaron. Según los evolucionistas esta Edad de Hielo comenzó hace dos millones de años y terminó hace 11,000. Tuvo periodos interglaciares relativamente cálidos, que duraron un 10% del tiempo. Sin embargo, la mayoría de los creacionistas creen que la Edad de Hielo comenzó justo después del Diluvio y continuó por menos de mil años. De hecho, como veremos más adelante, el Diluvio Bíblico provee una base sólida para entender cómo se desarrolló esa Edad de Hielo única.

¿Varias Épocas Glaciales anteriores?

Sin embargo, los evolucionistas tiene dificultades para explicar cualquier Edad de Hielo.1 Ellos creen que hubo múltiples edades de hielo, cada 20-30 millones de años más o menos, utilizando su principio, ‘el presente es la llave del pasado’.2 Pero las similitudes supuestas entre las rocas en esos sistemas geológicos y los rasgos especiales no son consistentes.3

Hoy, los glaciares muelen la roca por la que pasan, creando depósitos mezclados de material fino y áspero. Este material no clasificado se conoce como till o tillita cuando se aglomera para formar una unidad de roca. La acción moledora de las rocas incrustadas en el glaciar también marca canales paralelos en el lecho de roca sobre el que se desliza el glaciar: estos canales se llaman estriaciones. Cuando hay un derretimiento en el verano, el glaciar libera ‘harina’ de roca que es lavada en lagos glaciales y se establece para formar capas finas y ásperas alternas, conocidas como varvas. Algunas veces un pedazo de hielo se quebrará del glaciar y flotará hacia el lago glacial, a medida que se derrite va soltando rocas grandes que estaban incrustadas en él. Estas ‘piedras caídas’ caen sobre los sedimentos finos (varvas) en el piso del lago, así que las piedras se encuentran algunas veces en las varvas.

Los geólogos han afirmado que estos rasgos han sido encontrados en antiguas capas de roca, probando que ha habido edades de hielo previas durante el tiempo geológico. La evidencia ahora indica que las observaciones han sido malinterpretadas:3

  • Las tillita de las capas de roca inferiores son pequeñas en área, comúnmente gruesas, y todas probablemente de origen marino, mientras que aquellas de los glaciares modernos son relativamente grandes en área, delgadas y continentales.



  • Existen calizas y dolomitas frecuentemente asociadas con esta tillita: carbonatos que se forman hoy en agua caliente, no en fría.



  • Las piedras más grandes en la tillita antigua son mucho más pequeñas que las piedras más grandes que hoy son depositadas por la acción glacial.



  • Los flujos masivos subacuáticos pueden producir depósitos parecidos a los de tillita, así como lechos de roca estriados y piedrasestriadas en la tillita. Esos flujos masivos son resultado del Diluvio.



  • Las corrientes turbias pueden depositar rápidamente sedimentos en capas con apariencia de varvas.4 Estos sedimentos se llaman con más exactitud ritmitas. Un varve se define como una ritmita depositada en un año. Lambert y Hsu han presentado evidencia en un lago Suizo de que tales ritmitas con apariencia de varvas se forman rápidamente por flujos subacuáticos turbios y catastróficos.5 En una investigación, fueron formadas en un sólo año cinco pares de estas ritmitas con apariencia de varvas. En el Monte St. Helens, Washington, un depósito estratificado de 8 metros de grosor que consiste de muchas capas delgadas con apariencia de varvas se formó en menos de un día. (Junio 12, 1980).6 Experimentos en tanques de flujo han mostrado cómo estas capas se pueden formar rápidamente cuando tamaños diferentes de grano son transportados juntos en agua que fluye.7



  • Las llamadas ‘piedras caídas’ no pudieron haber caído en las varvas antiguas8 porque ese método de posicionamiento resultaría en un disturbio delator de las laminaciones, que raramente se observa. La evidencia sugiere que fueron puestas con los sedimentos circundantes por las corrientes turbias u otros flujos masivos: de nuevo consistente con lo que se esperaría durante un Diluvio global. En otras palabras, las varvas no surgieron del depósito de un lago glacial cíclico y anual.

La Extensión del Hielo

Los efectos de la Edad de Hielo todavía están con nosotros, particularmente las gigantes capas de hielo de la Antártida y Groenlandia, los glaciares alpinos, y las formas terrestres y sedimentos glaciares. Puesto que estos efectos todavía se ven en la superficie terrestre, es claro que la Edad de Hielo ocurrió después del Diluvio.

Durante la Edad de Hielo, capas grandes de hielo se desarrollaron sobre Groenlandia y Norte América (hasta el sur de los Estados Unidos) y en el norte de Europa desde Escandinavia hasta Alemania e Inglaterra (vea el diagrama).

En las Montañas Rocosas norteamericanas, los Alpes Europeos, y otras cadenas montañosas, capas permanentes de hielo permanecieron en las cimas, y extensos valles glaciares descendieron casi hasta las planicies abajo.

En el hemisferio sur, otra capa de hielo cubrió casi toda la Antártida. Capas de hielo alpinas se formaron en las montañas de Nueva Zelanda, Tasmania, partes del sureste del continente australiano y el sur de Chile. Algunos glaciares todavía permanecen en los Alpes altos del sur de Nueva Zelanda y en las montañas de los Andes, pero formas terrestres glaciares son todas las que quedan en las Montañas Nevadas de Nueva Gales del Sur y en Tasmania, como un recordatorio de la acción del hielo.

Casi todos los libros de texto solían decir que la Edad de Hielo involucró por lo menos cuatro avances y retiradas del hielo con periodos relativamente cálidos entre ellas (llamados interglaciares). En la cruzada por encontrar un patrón cíclico de edades de hielo, el número éstas durante los últimos dos millones de años de tiempo geológico ha saltado a más de 20. Sin embargo, los suelos densos de arcilla, la terrazas de ríos antiguos, y otros fenómenos, interpretados como evidencia para múltiples edades de hielo, pueden ser entendidas mucho mejor como resultado de las fases de avance y retiro de sólo una Edad de Hielo después del Diluvio. 9

La Edad de Hielo y la población humana

Es importante darse cuenta de que la Edad de Hielo nunca cubrió más de una tercera parte de la superficie de la Tierra, incluso en su mayor extensión. A la vez que había una glaciación en las latitudes altas, había probablemente un periodo de grandes lluvias en las latitudes bajas. Una caída de lluvia tan alta sobre el ecuador habría asegurado una abundante provisión de agua incluso en las áreas desérticas actuales como el Sahara, el Gobi y Arabia. De hecho, las excavaciones arqueológicas han entregado abundantes evidencias de vegetación exuberante, ocupación humana y economías de irrigación en esas regiones ahora desoladas.

También hay evidencia de que sociedades humanas vivieron cerca del borde de la capa de hielo en Europa occidental durante la Edad de Hielo: los Neandertales, por ejemplo. Muchos antropólogos reconocen ahora que su apariencia un poco bruta se debía, por lo menos en parte, a enfermedades (raquitismo, artritis) causadas por el clima oscuro, frío y húmedo de la región en ese tiempo. La falta de exposición a la luz solar, que estimula la síntesis de vitamina D necesaria para el desarrollo normal de los huesos, y una dieta pobre, habrían causado el raquitismo. 10

Aparte de los métodos de datación altamente cuestionables (vea el capítulo 4), no hay razón por la que los Neandertales no pudieran haber vivido al mismo tiempo que las civilizaciones avanzadas de Egipto, Babilonia y otras que se desarrollaban sin obstáculos en las latitudes bajas. Se puede entender mejor la Edad de Hielo si esta duró cerca de 700 años, y no dos millones de ellos.

El Diluvio Bíblico: el gatillo para la Edad de Hielo

Para que se dé una Edad de Hielo, donde el hielo se acumula sobre la Tierra, los océanos necesitan estar calientes en las latitudes media y alta, y las masas terrestres necesitan estar frías, especialmente en el verano. 11 Los océanos calientes evaporan mucha agua, la cual se dispersa sobre la Tierra. Estando los continentes fríos, el agua se precipita como nieve en lugar de lluvia, y ésta no se derrite durante el verano. Por ende, el hielo se acumula rápidamente.

Los escenarios evolucionistas, lentos y graduales, 12 que intentan explicar la Edad de Hielo no funcionan. Las teorías de edades de millones de años implican un enfriamiento lento de la Tierra; pero eso no generaría la Edad de Hielo. Si los océanos se enfriaron gradualmente, junto con la Tierra, para el momento en que todo estuviera suficientemente frío para que la nieve no se derritiera en el verano, la evaporación de los océanos sería insuficiente para producir suficiente nieve para generar las grandes capas de hielo. 13 Resultaría un desierto congelado, no una glaciación.

Sin embargo, el Diluvio descrito en la Biblia provee un mecanismo simple para una glaciación. Esperaríamos que los océanos estuvieran calientes al final de este cataclismo, debido a la adición de agua subterránea caliente al océano pre-diluviano y la energía calorífica liberada a través de la actividad volcánica. Oard y Vardiman muestran evidencia de que las aguas oceánicas eran de hecho más calientes justo antes de la glaciación, como está registrado por los isótopos de oxígeno en las conchas de pequeños animales marinos llamados foraminíferos.14

Grandes cantidades de polvo volcánico y aerosoles de erupciones volcánicas residuales al final y después del Diluvio habrían reflejado la radiación solar de nuevo hacia el espacio, causando temperaturas bajas sobre la Tierra, y especialmente, haciendo los veranos más fríos. 15 El polvo y los aerosoles se precipitan lentamente de la atmósfera, pero un volcanismo continuo después del Diluvio habría vuelto a llenar la atmósfera años después de este cataclismo. En apoyo a esto, hay evidencia de un volcanismo continuo muy esparcido en las cantidades grandes de rocas entre los sedimentos del así llamado Pleistoceno, que probablemente se formaron rápidamente después del Diluvio.

Vardiman ha mostrado, usando el conocimiento estándar sobre circulación atmosférica, que los océanos calientes después del Diluvio, y los grandes rangos de enfriamiento en los polos, habrían llevado a una convección atmosférica extrema. 16 Esto habría creado un sistema enorme de tormentas polares parecidas a huracanes que habría cubierto una gran porción del Ártico. Esto, sugiere él, pudo haber funcionado durante la mayor parte del periodo de 500 años hasta el clímax glacial (vea la siguiente sección). Unos patrones de circulación tales habrían enviado grandes cantidades de nieve hacia las latitudes más altas que rápidamente se habrían convertido en capas de hielo, esparciéndose primero sobre los continentes, y luego sobre los océanos a medida que el agua se enfriaba hacia el final del periodo glacial.

¿Cuánto duró esta glaciación?

El meteorólogo Michael Oard ha estimado que sólo se necesitaron 700 años para enfriar los océanos polares de una temperatura promedio de 30ºC al final del Diluvio a las temperaturas observadas hoy (4ºC en promedio). 17 Este periodo de 700 años representa la duración de la Edad de Hielo. El hielo se habría empezado a acumular después del cataclismo. Unos 500 años después, la temperatura promedio global de los océanos se habría enfriado hasta 10ºC, y menor evaporación habría causado menor cubrimiento del cielo por nubes. Lo cual, als ser combinado con la precipitación del polvo volcánico de la atmósfera, habría permitido que más radiación penetrara la superficie terrestre, derritiendo progresivamente las capas de hielo. Por lo tanto, el máximo glacial habría sido 500 años después del Diluvio.

Interesantemente, parecen haber ciertas referencias a esta glaciación en el libro antiguo de Job (37:9-10, 38:22-23, 29-30), quien quizá vivió en esos días. (Job vivió en la tierra de Uz, siendo Uz un descendiente de Sem (Gen. 10:23), así que la mayoría de los eruditos Bíblicos conservadores están de acuerdo en que Job probablemente vivió en algún momento entre la Torre de Babel y Abraham.) Dios le preguntó a Job desde un torbellino, '¿De qué vientre salió el hielo? Y la escarcha del cielo, ¿quién la engendró?

Las aguas se endurecen a manera de piedra, Y se congela la faz del abismo.' (Job 38:29-30).

Tales preguntas presuponen que Job sabía, ya fuera por experiencia o por registros históricos/familiares, de lo qué estaba hablando Dios. Probablemente es una referencia a los efectos climáticos de la Edad de Hielo: los cuales no suceden en el Medio Oriente el día de hoy.

En años recientes, la edad convencional estimada para la Edad de Hielo ha sido aparentemente reforzada por afirmaciones que los núcleos de hielo perforados en las capas de hielo de la Antártida y Groenlandia contienen miles de capas anuales. La formación de capas es ciertamente visible en la sección superior de esos núcleos de hielo, pero sólo se correlaciona con un patrón anual en los últimos miles de años, como debería de ser si es que representan depósitos anuales de nieve desde el final de la Edad de Hielo. Más abajo en los núcleos de hielo, las así llamadas capas anuales se distinguen menos y pueden ser consecuencia de otros mecanismos, como tormentas individuales.

Vardiman ha demostrado que los datos de los núcleos de hielo apoyan un modelo de largas edades sólo si se interpretan de esa manera.18 Los datos de los núcleos de hielo encajan fácilmente con un modelo de Tierra joven, con la masa del grosor de la capa de hielo habiendo sido depositada por la circulación a manera de huracán en el periodo relativamente corto de 500 años después del Diluvio. Entendiéndolo así, las variaciones de isótopos de oxígeno, por ejemplo, no representan estaciones anuales sino tormentas individuales de diferentes direcciones que depositaron agua evaporada de océanos que diferían en temperatura. 19

El Enigma de los Mamuts congelados

Restos de cientos de miles de mamuts lanudos congelados se encuentran al norte de Europa, Siberia y Alaska. Hubo un comercio lucrativo de marfil de mamut por muchos años. Por lo menos un millón de mamuts debieron haber vivido en Siberia y Alaska.20 La saludable apariencia de los cadáveres indican que estaban bien alimentados. ¿Pero cómo pudieron los desechos congelados de Siberia haber producido suficiente comida para los mamuts? Inclusive había rinocerontes lanudos, bisontes, caballos, bueyes de almizcle, renos y antílopes en abundancia. Si tan sólo emigraran allí en el verano, no habría suficiente alimento para ellos.

Aun más, ¿qué bebían los animales como los rinocerontes, los bisontes y los caballos durante los inviernos congelados? Esos animales necesitan grandes cantidades de agua líquida.

Los evolucionistas, con sus millones de años y múltiples edades de hielo, creen que Siberia y Alaska son relativamente cálidas en el presente,21 comparadas con el tiempo en que los mamuts vivieron allí. Así que, ¿cómo pudieron vivir en esa área poblaciones tan grandes de animales?
Se estima que cerca de 50,000 cadáveres o cadáveres parciales existen todavía.22 La vasta mayoría muestra signos de decaimiento substancial antes que fueran enterrados y congelados, aunque media docena de cadáveres congelados intactos se han encontrado.


Algunos de los cadáveres intactos se han encontrado con sus contenidos estomacales parcialmente digeridos. Algunos han sugerido que se necesitaría una extraordinaria helada repentina para preservar esos contenidos estomacales. Sin embargo, se han encontrado contenidos estomacales no digeridos en los restos de un mastodonte no congelado ni fosilizado, en Ohio, EE.UU. El que la mayoría de los restos de mamut muestren que estaban en distintos estados de decaimiento antes de ser enterrados muestra que no fue una helada regional instantánea. Sin embargo, sí debió ser bastante rápida por el grado de preservación observado.

Algunas de las especies de planta identificadas en el estómago del famoso mamut Beresovka, sólo crecen en climas cálidos en la actualidad. La evidencia sugiere entonces un cambio rápido y permanente en el clima de Siberia y Alaska del norte. Los mamuts vivían allí porque el clima era mucho más caliente, con más precipitación que hoy. Restos de mamut se han encontrado más al sur, en México, lo que muestra que no sólo estaban adaptados a condiciones heladas.

Los dibujos de mamuts que hay en algunas cavernas fueron hechas obviamente por gente que vivió después del Diluvio y que tuvo algún contacto con ellos.23 Aun más, puesto que los restos de mamut están congelados en el llamado ‘fango,’ y en las terrazas de los ríos y en los deltas asociados con las inundaciones por ríos, encima de sedimentos del Diluvio, debieron haberse congelado allí en algún momento durante la Edad de Hielo, después del Diluvio. Los mamuts debieron haber sido enterrados en el fango, la arena y la grava, y congelados lo suficientemente rápido para preservarse hasta el presente.24

No se puede entender el entierro y el congelamiento de éstos con explicaciones uniformistas/evolucionistas de un inicio lento y gradual de la Edad de Hielo durante miles de años, y su lenta disminución durante un periodo igual de largo. Sin embargo, mientras que los mamuts son un gran misterio para los evolucionistas, el modelo Bíblico del Diluvio/Edad de Hielo provee un marco de trabajo para entenderlos.

Oard propone que los mamuts fueron congelados y enterrados hacia el final de la Edad de Hielo post-diluviana. 25 Es significativo que los restos de mamut sean más abundantes cerca del océano Ártico y en las islas fuera de la costa. Además, se encuentran principalmente al sur de los límites máximos de las capas de hielo.

Oard sugiere que a medida que las capas de hielo continentales se derretían y traían un cambio climático permanente, habría habido inundaciones catastróficas cuando las represas de hielo cedían y liberaban grandes lagos de agua fría y dulce. Existe evidencia publicada de al menos una catástrofe así en Siberia. 26 Inundaciones así podían enterrar a los mamuts.

El océano Ártico al final de la glaciación, aunque por debajo del punto de congelamiento del agua dulce, todavía estaría lo suficientemente caliente para que el agua salda no se congelara. Por lo tanto, un flujo repentino de agua dulce hacia el mar habría causado la rápida formación de hielo en la superficie del mar, impidiendo la evaporación de éste. Lo que habría resultado en el comienzo rápido de un clima seco y muy frío en Siberia y Alaska, con temperaturas cayendo hasta 30ºC en una semana. Esto podría explicar el inicio de un clima helado repentino en el área y por ello la muerte de tantos mamuts, con sus cadáveres congelados.

El océano Ártico, relativamente cálido, habría mantenido las tierras costeras habitables y productivas durante el crecimiento del hielo tierra adentro. Oard sugiere que los mamuts podían tener el hábito de migrar al norte hacia esas regiones costeras cerca del océano Ártico durante el clima frío. Sin embargo, con el congelamiento del mar, se movieron en la dirección equivocada, hacia un clima mucho más frío. Algunos mamuts muestran evidencia de muerte por sofocamiento o por haberse ahogado y es significativo que ahora se sabe que un clima muy frío causó el sofocamiento de un ganado en Norteamérica. 27 Las inundaciones asociadas con el derretimiento del hielo en las montañas asiáticas habrían matado y enterrado muchos de los mamuts.

Por lo tanto, el modelo Bíblico da cuenta fácilmente del inmenso número de cadáveres de mamut preservado a lo largo de la costa del océano Ártico.

Las Consecuencias

Los animales que salieron del Arca se multiplicaron en los siglos después del Diluvio. Pero con el desarrollo de la Edad de Hielo y el inicio de un cambio climático permanente hacia su fin, muchos animales no pudieron hacerle frente y se extinguieron. Algunos, como los mamuts lanudos, murieron en catástrofes asociadas con estos cambios drásticos.

A medida que el hielo se retiraba y los patrones de lluvia cambiaban otra vez, muchas de las regiones húmedas se volvieron áridas, y entonces muchos animales más murieron. El gran cataclismo del Diluvio, seguido por las catástrofes más pequeñas de glaciación, volcanismo, y eventuales sequías, cambiaron drásticamente el carácter de la Tierra y sus habitantes a la forma en que la vemos hoy.

Referencias

1. Anon., ‘Grandes Misterios de la Ciencia,’ U.S. News and World Report, agosto 18, 1997.

2. El apóstol Pedro profetizó que en los últimos días burladores dirían que ‘todas las cosas permanecen así como desde el principio’ (2 Pedro 3:3-7).

3. M.J. Oard, Ancient Ice Ages Or Gigantic Submarine Slides? (¿Antiguas edades de hielo o deslizamientos submarinos gigantes?) (Chino Valley, AZ: Creation Research Society Books, 1997).

M. Molén, ‘Diamictites: Ice –ages or Gravity Flows?’ Proc. Second ICC, 1990, 2:177-190.

M.J. Oard, An Ice Age Caused by the Genesis Flood (Una Edad de Hielo causada por el Diluvio del Génesis), Monografía Técnica (El Cajon, CA: Institute for Creation Research, 1990), p. 135-149.

4. Una corriente de turbidez es una masa densa de agua cargada de sedimento que viaja rápida y violentamente por una cuesta bajo el agua.

5. A. Lambert y K.J. Hsu, ‘Non-annual Cycles of Varve-like Sedimentation in Walensee, Switzerland,’ Sedimentology, 1979, 26:453-461.

6. S.A. Austin, ‘Mount St. Helens and Catastrophism,’ Proc. First ICC, Pittsburgh, PA, 1986, 1:3-9.

7. P.Y. Julien, Y.Q. Lan, y Y. Raslan, ‘Experimental Mechanics of Sand Stratification,’ CEN Technical Journal, 1998, 12(2): 218-221.

8. ‘Varvas’ de ritmitas que se han convertido en rocas, o litificado.

9. Oard, An Ice Age Caused by the Genesis Flood (Una Edad de Hielo causada por el Diluvio del Génesis), p. 149-166.

10. F. Ivanhoe, ‘Was Virchow right about Neanderthal?’ Nature, 1970, 227:577-579.



11. Oard, An Ice Age Caused by the Genesis Flood (Una Edad de Hielo causada por el Diluvio del Génesis).

M.J. Oard, ‘A Rapid Post-Flood Ice Age,’ Creation Research Society Quarterly, 1979, 16(1): 29-37.

M.J. Oard, ‘An Ice Age within the Biblical Time Frame,’ Proc. First ICC, Pittsburgh, PA, 1986, 2:157-166.

C. Wieland, ‘Tackling the Big Freeze,’ Creation, 1997, 19(1):42-43.

12. Oard, An Ice Age Caused by the Genesis Flood (Una Edad de Hielo causada por el Diluvio del Génesis), p. 1-22.

13. Entre más alta sea la temperatura hay más evaporación, porque la evaporación necesita mucha energía calórica.

14. L. Vardiman, Ice Cores and the age of the Earth (Núcleos de Hielo y la Edad de la Tierra), Monografía Técnica, (El Cajon, CA: Institute for Creation Research, 1993).

L. Vardiman, ‘A Conceptual Transition Model of the Atmospheric Global Circulation Following the Genesis Flood,’ Proc. Third ICC, Pittsburgh, PA, 1994, p. 569-579.

L. Vardiman, ‘An Analytical Young-earth Flow Model of Ice Sheet Formation During the ‘Ice Age,’ ‘ Proc. Third ICC, Pittsburgh, PA, 1994, p. 561-568.

15. Oard, An Ice Age Caused by the Genesis Flood (Una Edad de Hielo causada por el Diluvio del Génesis), p. 33-38.

16. Vardiman, A Conceptual Transition Model of the Atmospheric…

Vardiman, An Analytical Young-earth Flow Model…

17. Oard, An Ice Age Caused by the Genesis Flood (Una Edad de Hielo causada por el Diluvio del Génesis), p. 109-119.

18. Vardiman, Ice Cores and the age of the Earth.

Vardiman, A Conceptual Transition Model of the Atmospheric…

Vardiman, An Analytical Young-earth Flow Model…

19. Las concentraciones de isótopos de oxígeno de nieve varían con la temperatura del océano de la que el agua se evaporó originalmente.

20. Oard, An Ice Age Caused by the Genesis Flood (Una Edad de Hielo causada por el Diluvio del Génesis), p. 88.

21. Los evolucionistas consideran que actualmente estamos en un periodo 'interglacial' cálido.

22. Oard, An Ice Age Caused by the Genesis Flood (Una Edad de Hielo causada por el Diluvio del Génesis), p. 129.

23. Algunos elefantes parecidos a mamuts fueron descubiertos recientemente en Nepal, lo que sugiere que los mamuts no se extinguieron hace tanto, como se cree comúnmente. Vea C. Wieland, ‘Lost World Animals: Found!’ Creation, 1997, 19(1):10-13.

24. Oard, An Ice Age Caused by the Genesis Flood (Una Edad de Hielo causada por el Diluvio del Génesis), p. 86-91, 128-133.

25. Wieland, ‘Tackling the Big Freeze.’

Esto significa que habría 700 años para que las poblaciones de animales, incluyendo los mamuts, crecieran después del Diluvio.

Este es un tiempo amplio para producir muchos millones de animales (con una población moderada doblándose en 17 años, una pareja que saliera del Arca podría producir una población de más de mil millones en 500 años).

26. V.R. Baker, G. Benito y A.N. Rudoy, ‘Paleohidrology of Late Pleistocene Superflooding, Altay Mountains, Siberia,’ Science, 1993, 259: 348-350.

27. Las células alveolares, que transfieren el oxígeno a los pulmones, son dañadas por el frío extremo, causando sofocación. En Canadá, han muerto personas que han salido a trotar, por sofocamiento inducido por el frío, a temperaturas de –20ºC.