Featured In

This Issue

Los automóviles: ¿evidencia en contra de la evolución?

Imagine un automóvil de modelo estándar mientras sale de la planta ensambladora; el modelo austero básico, sin lujos.

Ahora imagine que queremos producir una versión 'De Lujo' del mismo vehículo, y además un 'Super Auto Deportivo Grand Prix'. El modelo De Lujo tiene accesorios adicionales tales como radio/casetera, tapicería en cuero, calefacción en la ventana trasera, contador de revoluciones y dirección hidráulica. Para producir el auto estándar se requieren manuales de instrucciones para fabricar todas las piezas que lo componen. Pero ahora que se pretende añadir otros accesorios, como un estéreo, etc., es necesario agregar información adicional a los manuales que describa la producción y procedimientos de ensamblaje para todas las partes añadidas, así como las modificaciones a la información estándar de manera que las nuevas partes encajen correctamente. Si consideramos ahora al 'Super Auto Deportivo Grand Prix', este vendrá equipado con toca CDs, con equalizador gráfico de 15-bandas, antena eléctrica, una ventana de techo, llantas magnéticas con tuercas de ajuste,"fuel injection", caja de cambios automática de cuatro velocidades, cabeza de alta compresión con cuatro válvulas por cilindro, más otros refinamientos del motor que juntos incrementan los caballos de fuerza en un 50%, luces de halógeno de cuarzo de triple oscilación, espejos laterales a control remoto, encendido y sistemas de freno computarizados, teléfono celular, bolsas de aire, control crucero, sillas totalmente reclinables de puro cuero, y alerones y vidrios polarizados.

Estas adiciones requieren que miles de páginas de información nueva, detallada, y altamente precisa sea agregada a los manuales de producción y ensamblaje. ¡Y no estamos tomando en cuenta todas las máquinas especiales que se necesitan construir : junto con todos sus manuales de producción y ensamblaje : para hacer posible la fabricación de los accesorios adicionales!

Precisamente algo semejante hubiera sido necesario para la evolución de las cosas vivas (si fuera cierta) - ¡sólo que los seres vivientes tienen los manuales y las máquinas dentro de ellos!

Comenzando con la química cruda, las cosas vivas hubieran tenido que adquirir, con el tiempo, la miriada de sistemas complejos tan comunes para nosotros hoy. Pero para cada avance evolucionista postulado; es decir, para la adquisición de cada nuevo sistema, se requiere de un incremento en la información. Esto es porque los sistemas biológicos, como los automóviles, se derivan de la información. No salen del aire. La información viene primero, y ésta hace posible los sistemas. Por tanto, para tener nuevos sistemas antes de cualquier otra cosa se necesita nueva información.

Sin embargo, como la evolución no tiene ni forma de conseguir la información inicial, ni manera alguna de obtener la información adicional necesaria para cada incremento en la complejidad, podemos descartar a la evolución como una forma en que las cosas vivas llegaron a ser.

REFERENCIA

1.Werner Gitt, En el Principio era la Información, CLV, Alemania, 1997.

RENTON MACLACHLAN

Ha estado promocionando la ciencia de la creación por cerca de 20 años. Está casado con Merilyn, quien educa en el hogar a sus tres hijas. Ha dirigido los campamentos de verano de la Inter-School Christian Fellowship durante una década y está involucrado en desafiar públicamente las ideas no-cristianas.